¿Qué es la demencia?

El término «demencia» se emplea para designar, de forma genérica, “un síndrome adquirido, causado por trastornos cerebrales habitualmente irreversibles, que se caracteriza por un deterioro difuso o multifocal de las funciones intelectuales y se acompaña, con frecuencia, de alteraciones en el comportamiento del paciente y, en ocasiones, de trastornos del movimiento”.

Para diagnosticar demencia es importante confirmar dos aspectos clave: a) que existe un declive con respecto al nivel de funcionamiento previo del paciente; b) que los síntomas interfieren, significativamente, con su trabajo o sus actividades cotidianas, impidiéndole llevar una vida independiente.

¿Qué tipos de demencia existen?

Los distintos tipos de demencia pueden diferenciarse en las causas, en la edad de inicio, en la forma de presentación y en el curso clínico.

Causas enfermedades neurocognitvas

A continuación se describen las formas más comunes de demencia:

  1. Enfermedad de Alzheimer (EA):

En ocasiones se utilizan erróneamente como sinónimos los términos “demencia” y “Alzheimer”. El término demencia hace referencia al conjunto de signos y síntomas que presenta el paciente, siendo la Enfermedad de Alzheimer (EA) una de las causas médicas que pueden provocarla.

La EA es la más conocida y considerada principal enfermedad neurodegenerativa, debido a la enorme prevalencia que presenta dentro del conjunto de dolencias que cursan con demencia (está presente, por sí sola o en combinación con otras patologías, en alrededor del 60-80% de todos los casos).

Aunque la EA se presenta de manera única en cada una de las personas que la padecen, se caracteriza por tres grupos principales de síntomas:

  • Disfunciones cognitivas: alteraciones en la memoria, lenguaje y funciones ejecutivas.
  • Síntomas neuropsiquiátricos y alteraciones del comportamiento: síntomas depresivos, alucinaciones, delirios, etc.
  • Disfunción en las Actividades de la Vida Diaria: instrumentales (conducir, ir de compras…) y básicas (comer, vestirse…).
  1. Demencia Vascular (DV):

La demencia vascular (DV) resulta de patologías asociadas a trastornos de la circulación sanguínea cerebral. La prevalencia de la DV ronda el 15% en los países occidentales. En función de la localización del accidente cerebrovascular (ACV), la demencia vascular puede clasificarse en cortical y subcortical.

  • La DV cortical está causada, mayoritariamente, por trombosis o embolias en las arterias de gran calibre.
  • La DV subcortical se debe, habitualmente, a múltiples infartos lacunares en los ganglios basales, el tálamo, la protuberancia o la sustancia blanca.

Aunque los déficits asociados a la DV dependen de la localización exacta en la que se haya producido el ACV, la DV se caracteriza principalmente por: curso fluctuante, labilidad afectiva, confusión nocturna y alteraciones en la memoria.

  1. Demencia por cuerpos de Lewy (DCLw):

Se estima que la prevalencia de la Demencia por cuerpos de Lewy (DCLw) oscila entre el 5% al 25% de todas las demencias. La DCLw puede clasificarse en dos tipos:

  • DCLw común: se caracteriza por una demencia cortical progresiva que suele debutar con problemas de memoria y presenta, con posterioridad, síntomas de parkinsonismo.
  • DCLw pura: normalmente cursa con un síndrome parkinsoniano temprano seguido de una demencia progresiva.
  1. Demencia frontotemporal (DFT):

La Demencia frontotemporal (DFT) es menos común que las anteriores. Las personas con DFT tienen dificultades para mantener interacciones personales normales y atenerse a las normas sociales. Asimismo, suelen presentar pérdidas del habla y del lenguaje, conductas compulsivas, aumento del apetito y problemas motores. También pueden presentar problemas de memoria, aunque es más frecuente en etapas avanzadas de la enfermedad.

  1. Demencia mixta:

La Demencia Mixta hace referencia a la presencia de una enfermedad neurodegenerativa primaria junto con lesiones vasculares. Algunos estudios indican que en alrededor del 70% de los casos de DV, diagnosticados en vida, se encuentra patología de EA post mórtem.

Además de estos tipos de demencia, existen otras enfermedades que pueden cursar con demencia tales como la Enfermedad de Huntington, la Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, la Enfermedad de Parkinson o la demencia complejo SIDA.

Referencias bibliográficas:

Belmin, J. (2018). La Maladie d´Alzheimer: tout ce que vous avez toujours voulu savoir. Material no publicado.

Moreno-Martínez, F. y  Moratilla, I. (2014). Demencia. Qué es y cómo puede tratarse. Madrid: Sintesis.

Yanguas, J., Buiza, C., y González, M. (2009). Programas de psicoestimulación en demencias. En Fernández-Ballesteros, R. (2008), Psicología de la vejez: una psicogerontología aplicada (pp. 187-214). Madrid: Piramide.